Valmaseda Abogados

Valmaseda Abogados

Diferencia entre delitos de usurpación y allanamiento de morada

Contáctanos para agendar tu primera consulta

En el ámbito legal, a menudo se utilizan términos como “ocupación”, “usurpación” y “allanamiento de morada” de manera indistinta, cuando en realidad se refieren a figuras jurídicas con características y consecuencias penales diferentes.

En este artículo, desentrañaremos las claves que distinguen cada uno de estos conceptos, brindando a nuestros lectores las herramientas necesarias para comprender a cabalidad los alcances de cada delito y sus repercusiones legales.

El delito de ocupación, usurpación y el de allanamiento de morada son tres tipos penales distintos que, aunque contemplan conductas relacionadas con la entrada o la permanencia en una vivienda ajena, protegen bienes jurídicos diferentes.Antes que nada vamos a explicar cada uno de estos delitos.

¿Qué es la Ocupación?

La ocupación, a diferencia del delito de usurpación, no se encuentra tipificada de manera expresa en el Código Penal Español. Sin embargo, esta acción, que consiste en la entrada y permanencia en un inmueble ajeno sin el consentimiento de su propietario, ha generado un intenso debate social y jurídico en los últimos años.

La ocupación suele estar motivada por la necesidad habitacional, especialmente por parte de colectivos vulnerables que se encuentran en situación de exclusión social y no tienen acceso a una vivienda digna. En estos casos, la ocupación se presenta como una alternativa para acceder a un techo donde vivir, aunque sea de manera irregular.

Ejemplo: Pensemos en un grupo de familias que, ante la imposibilidad de encontrar una vivienda de alquiler asequible, decide ocupar un edificio vacío de propiedad bancaria. Esta situación, si bien no está exenta de controversia, pone de manifiesto la problemática social de la falta de vivienda y la necesidad de implementar políticas públicas que garanticen el derecho a una vivienda digna para todos.

Aspectos Legales

A pesar de no estar tipificada como delito, la ocupación sí puede generar consecuencias legales para los ocupantes. El propietario del inmueble puede iniciar un procedimiento civil de desalojo para recuperar la posesión de su propiedad. Además, la ocupación puede acarrear sanciones administrativas por parte de las autoridades locales.

Es importante destacar que la ocupación no violenta suele ser considerada como una cuestión social más que un delito, por lo que la respuesta legal suele centrarse en medidas de mediación y desalojo más que en la persecución penal de los ocupantes.

En definitiva, la ocupación es un fenómeno complejo que debe abordarse desde una perspectiva multidimensional, teniendo en cuenta tanto los derechos de propiedad como las necesidades habitacionales de los sectores más vulnerables de la sociedad.

¿Qué es el Delito de Usurpación?

El delito de usurpación, tipificado en el artículo 245 del Código Penal Español, se configura como la acción de ocupar un inmueble ajeno sin el consentimiento de su legítimo propietario y con el objetivo de obtener un beneficio patrimonial o un derecho real inmobiliario.

Para que se configure este delito, no es necesario que se emplee violencia o intimidación, a diferencia del allanamiento de morada. Sin embargo, el artículo 245.1 sí contempla la usurpación violenta, donde el autor utiliza la fuerza o amenazas para acceder al inmueble, lo que implica un agravamiento de la pena.

Ejemplo: Imaginemos un caso en el que un individuo, sin autorización del propietario, ingresa a una vivienda vacía y comienza a habitarla, cambiando las cerraduras y utilizando los servicios públicos como si fuera suya. Esta conducta se configura como un delito de usurpación, ya que el individuo está ocupando un inmueble ajeno sin el consentimiento del legítimo dueño y con el objetivo de obtener un beneficio patrimonial (el disfrute de la vivienda).

Penas

La pena por el delito de usurpación oscila entre 1 y 2 años de prisión, pudiendo aumentar hasta 4 años en caso de usurpación violenta. Además, el juez podrá ordenar la inmediata restitución del inmueble al propietario legítimo.

Es importante recordar que este delito no debe confundirse con la ocupación, la cual se refiere a la toma de una vivienda deshabitada por personas que se encuentran en situación de necesidad extrema. La ocupación no está tipificada como delito en el Código Penal Español, pero sí genera un conflicto civil que debe resolverse a través de los cauces judiciales pertinentes.

En definitiva, el delito de usurpación protege el derecho a la propiedad privada, garantizando que los legítimos dueños de inmuebles no sean privados de su disfrute por parte de terceros que actúan de forma indebida.

¿Qué es Allanamiento de Morada?

El delito de allanamiento de morada, tipificado en el artículo 202 del Código Penal Español, protege el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio. Este delito se configura cuando una persona entra o permanece en una morada ajena sin el consentimiento de su morador.

La clave reside en el concepto de morada, que se refiere a todo espacio cerrado y destinado a la vivienda habitual de una persona, incluyendo no solo la vivienda en sí, sino también sus dependencias, como patios, terrazas o garajes.

Ejemplo: Imaginemos que un individuo, sin la autorización del inquilino, accede a un apartamento sin llave mientras este se encuentra ausente. Esta conducta se configura como un delito de allanamiento de morada, ya que el individuo ha entrado en una morada ajena sin el consentimiento de su morador.

Penas

La pena por el delito de allanamiento de morada oscila entre 6 meses y 2 años de prisión, pudiendo aumentar hasta 4 años si el allanamiento se realiza con violencia o intimidación. Además, el juez podrá imponer una multa de 6 a 12 meses.

Es importante destacar que el propio morador tiene derecho a usar la fuerza proporcional para repeler la entrada o permanencia ilegítima en su morada.

En definitiva, el delito de allanamiento de morada protege la intimidad y seguridad de las personas en su propio hogar, garantizando que nadie pueda acceder a él sin su consentimiento.

Allanamiento blog abogados madrid

¿Cuáles son las principales diferencias entre usurpación y Allanamiento de Morada?

La principal diferencia entre ambos delitos es que en el caso de la usurpación se protege la propiedad privada, mientras que en el allanamiento de morada el bien jurídico protegido es la inviolabilidad del domicilio. Además, en el delito de allanamiento de morada se requiere que la vivienda en la que entre el autor de los hechos sea aquella en la que el agraviado está habitando en ese momento, mientras que en el caso de la usurpación se puede entrar en una segunda residencia que se encuentra deshabitada.

Las penas de ambos delitos son diferentes: el delito de usurpación conlleva penas de prisión de 1 a 2 años en el caso de la usurpación con violencia o intimidación, y de multa de 3 a 6 meses en el resto de supuestos que contempla el Código Penal. En cambio, el delito de allanamiento de morada contempla una pena de prisión de 6 meses a 2 años si se lleva a cabo sin violencia o intimidación, y de prisión de 1 a 4 años y multa de 6 a 12 meses en caso contrario.

En cuanto a la posibilidad de acordar el desalojo del inmueble, en Madrid se ha adoptado un criterio unificado que permite a la autoridad judicial adoptar medidas necesarias, como el desalojo de la vivienda y la restitución a su legítimo propietario, siempre que existan indicios de delito en casos de delitos de usurpación o allanamiento de morada. Fuera de Madrid, en casos de delitos de usurpación, la policía no puede proceder al desalojo del inmueble hasta que se celebre el juicio y se dicte una sentencia con orden de desahucio, mientras que en el caso del delito de allanamiento, el inmueble puede ser desalojado en cualquier momento.

Conclusión

A lo largo de este artículo, hemos desentrañado las complejidades jurídicas que rodean a los términos “ocupación”, “usurpación” y “allanamiento de morada”, diferenciando sus características, elementos y consecuencias legales.

Es fundamental comprender que cada uno de estos conceptos representa una figura jurídica específica con repercusiones penales distintas. La ocupación, si bien no está tipificada como delito en sí misma, genera un conflicto civil que debe solucionarse por la vía judicial. En cambio, la usurpación y el allanamiento de morada sí son delitos tipificados en el Código Penal Español, protegiendo tanto la propiedad privada (en el caso de la usurpación) como la inviolabilidad del hogar (en el caso del allanamiento).

Es importante recordar que, ante cualquier situación que pueda involucrar alguno de estos conceptos, es crucial contar con el asesoramiento legal de un abogado especializado. Un profesional podrá analizar las circunstancias específicas del caso y brindarle la orientación jurídica necesaria para defender sus derechos e intereses de manera efectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×